martes, 24 de abril de 2012

La verdad es que nos quieren decir cosas que no son...estos chicos

Apreciados,


 hoy es el día del Barca y de verdad, el partido no puede ser mejor, desde luego va a haber emoción y entrega, mientras hay voces que siguen dándole vueltas al tema de la renovación, lo que es muy divertido es ver que la versión oficial de Rosell sea que quiere la continuidad de Guardiola... por favor!!!! Eso está amortizado hace un año, Rosell está ganando la batalla, la falta de confirmación de Guardiola es avanzar en la muerte final, os dejo el artículo de J Felix del Confidencial, está muy bien.


Pep Guardiola manda más que Sandro Rosell en el actual Barcelona. Un paseo por el Camp Nou te sirve para comprobar que el poder del técnico se impone al del presidente. Y eso no gusta entre una Junta directiva que no entiende ni comparte la demora en la respuesta de Guardiola a su continuidad o no en el banquillo azulgrana. El distanciamiento entrenador-presidente es evidente. No comparten muchas teorías ni futbolísticas ni empresariales, pero saben que se tienen que aguantar. Lo manda el guión, pero lo que ocurre es que la presión del resto de directivos es cada vez mayor en busca de saber la respuesta del hasta ahora intocable entrenador del Barcelona. Piensan que cada día de demora es un gesto perjudicial para la entidad y para un equipo que hasta el pasado sábado parecía sin rival. Y más aún cuando esta noche está en juego acceder a toda una final de Champions con la incógnita del banquillo sin despejar.
Los directivos creen que el presidente se equivoca en algunos gestos, como el de las dos horas de charla en el avión de regreso a Barcelona tras la ida ante el Chelsea. No gustó esa reunión con luz y taquígrafos. Algunos piensan que Guradiola está jugando con Rosell, más necesitado que nunca del sí del técnico para evitar problemas y garantizar la tranquilidad institucional. La negativa del mes de noviembre atacó a la línea de flotación del máximo dirigente azulgrana, que no quiere ni pensar en tener que elegir a un posible sustituto.
El la zona noble del Camp Nou no se entiende la demora en la respuesta porque afirman que muchos asuntos de índole deportivo e incluso económicos (fichajes, renovaciones) están pendientes de la decisión del entrenador. Además, creen que con este juego la teoría de la planificación, de llegar al mes de abril con todo cerrado, queda borrada para los restos. Si Guardiola puede demorar su continuidad o no hasta mayo, ya no habrá lugar para plazos de ningún tipo a la hora de contratar a un entrenador en un futuro.
Siguen pensando que Pep seguirá
La sensación, no se puede hablar de otra cosa, que se percibe en la Ciudad Condal es que Guardiola seguirá, de ahí que la directiva no entienda esta ambigüedad en la que parece vivir feliz el técnico. Incluso, el rumor apunta a que en caso de perder hoy, anunciaría su continuidad una temporada más. No es un hombre de golpes de efectos y es su cabeza la que sigue trabajando en busca del momento idóneo, de la motivación necesaria para que el cuerpo aguante una temporada más al frente del Barcelona, que todo hace indicar que sería la última de esta primera etapa.
Gerard Piqué, relegado a la suplencia en los últimos partidos en un gesto considerado como frívolo por sectores críticos al técnico, afirmó ayer que está convencido de ver a Guardiola en el banquillo azulgrana la próxima temporada, algo parecido a lo que hizo Iniesta días atrás. La afición también están con el técnico y un 'no' supondría una decepción tremenda entre los seguidores, que señalarían directamente al presidente Rosell como el culpable de la salida del hombre que ha dado forma y fondo al mejor Barcelona de la historia.

No hay comentarios: