domingo, 29 de septiembre de 2013

Este atleti es mucho más de lo que parece

Apreciados, la verdad es que el partido de ayer se puede resumir muy bien en el artículo que os dejo, que más o menos sería algo así, como que el que tiene las cosas claras gana, el que juega a no se que,...pierde:
Ningún equipo en Primera sabe tanto a lo que juega como elAtlético. Y nadie tiene tantas dudas sobre lo que quiere ser como el Madrid. Así que el derbi, donde importan tanto las certezas, se lo llevó de calle Simeone. Entre otras cosas porque Koke se entiende con los ojos cerrados con Diego Costa y porque, tras casi dos años haciendo lo mismo, Arda conoce de sobra el momento de la incorporación de Filipe. Illarramendi, Isco o Bale, los tres referentes del nuevo Madrid, no pueden presumir de lo mismo, sino más bien de todo lo contrario.
Sólo con tiempo y trabajo se engarzan los mecanismos de un equipo. Los plazos que debió apurar José Mourinho, por ejemplo, incluso tras el durísimo trance del 5-0 en el Nou Camp. Su credo se basaba en la seguridad defensiva y las brutales transiciones.Ancelotti quiere otra cosa. Lo malo es que aún no se sabe muy bien qué.

Avisos previos

Hubo ya un amago poco antes de la media hora. Con un pase al vacío, uno de esos desplazamientos horizontales que tanto criticó el técnico italiano en Elche. Sin embargo, la pitada definitiva llegó en el minuto 81, cuando Pepe mandó el balón donde nadie lo esperaba. Ahí rompió a protestar el Bernabéu, cansado de un Madrid que no sabe a lo que juega.
No fue una de esas broncas tremebundas, por lo estrecho del marcador y por lo temprano de la fecha. Séptima jornada de Liga, nada más, con cinco puntos ya de déficit con la cabeza. En el derbi se confirmó lo ya apuntado ante Betis, Villarreal o Elche. Las dudas, corregidas y aumentadas, la impotencia y la frustración de un Madrid sin rumbo.
Ni un solo trazo del fútbol apuntado durante la pretemporada estadounidense. Sin una sola idea ante un rival que sabía la lección de memoria. Sin recursos más allá de algún centro esporádico desde los costados. De nada servía la calidad técnica ante la organización defensiva del Atlético. Aislar el talento blanco, reducirlo a una inútil suma de individualidades fue el gran mérito deSimeone.

Ni una sola entre líneas

Hay que remontarse mucho para recordar a un Madrid tan falto de recursos, tan desesperadamente incapaz. El ritmo pesado en el centro del campo, con mención especial para Illarramendi y Khedira. Un asunto que, con ser grave, no tapa el problema esencial. Es decir, la nula profundidad de Cristiano, Di María, Isco y Benzema. Ni con 4-4-2, ni con 4-2-3-1 ni una triste pared, ni un balón interior ante la línea de fondo rojiblanca.
Todos estos factores debieron confluir en la primera derrota del Madrid en Liga desde diciembre de 2011 (1-3 ante el Barça). Por si fuera poco, jamás en la historia del derbi había ganado el Atlético en dos visitas consecutivas a Chamartín. La baja de Mario Suárezo los trastornos puntuales de Costa no serían impedimentos esta vez. Cuatro meses después de la final de Copa, el Atlético sabía de memoria cómo ganar de nuevo a su más odiado rival

No hay comentarios: