martes, 25 de febrero de 2014

El fichaje de Neymar sigue dando vueltas...que follón no

Apreciados, os dejo el artículo de José felix de Elconfidencial.com, sigue el follón.
Sandro Rosell, Josep Maria Bartomeu, Faus, Vilarrubí y demás directivos del Barcelona, dimitidos o no, saben que su capital, su dinero, corre serio peligro como avalistas del presupuesto del club. Las cifras del fichaje de Neymar –lo último reconocido por el propio club es el pago a Hacienda de 13,5 millones de euros pueden llevar a la entidad azulgrana a terminar la campaña en números rojos. Y es que la cuenta del fichaje del brasileño sigue aumentando y ya está por los 115 millones de euros, cantidad que en los próximos días podría llegar hasta los 180, ya que el pago Hacienda puede llegar hasta los 54,6 millones. A ello habría que añadir lo que pedirían Santos y el fondo de inversión DIS.
Sandro Rosell se marchó el pasado mes de eneroDio portazo y dejó la presidencia de la entidad azulgrana pese a las numerosas citas pendientes que tenía en los juzgados, tanto en Brasil como en España. En lo que no pensó el exejecutivo de Nike, ni en el momento del adiós ni en el de las firmas de los contratos del fichaje de Neymar, fue en las consecuencias. Y la primera habla de que el club azulgrana puede entrar en pérdidas, con lo que los directivos de la entidad verían cómo sus avales (es un club de fútbol y no una sociedad anónima) son ejecutados para hacer frente a esas pérdidas.
La solución, ante este panorama, pasaría por intentar vender a algún jugador importante, que garantizara que el balance a final de temporada no fuera negativo, porque lo que parece claro a estas alturas de la película es que al margen de la dignidad, alguno ya la ha perdido, está en juego el dinero de los directivos. Eso sí, hasta que no se resuelva el conflicto la actual directiva no podrá abandonar el club ni convocar elecciones por los avales presentados.
Hacienda puede multiplicar por seis la cantidad que teóricamente se ha defraudado como castigo por la infracción cometida y que el propio Barcelona empieza a asumir con el pago de los citados 13,5 millones de euros. El procedimiento está abierto y la circunstancia sería distinta a si el Barcelona, semanas después de cerrar la operación, hubiera acudido voluntariamente a pagar lo que en teoría no se hizo en un primer momento. La colaboración –posterior, nunca hay que olvidar el detalle– ayudará pero no exime del castigo, que podría llegar a ser de cárcel para los dirigentes. El Barcelona habla de regularización voluntaria, término mal aplicado porque el expediente ya está abierto por parte de Hacienda y del juzgado.
La Agencia Tributaria no es el único frente en liza. Bartomeu ha dado orden de llegar a sendos acuerdos con Santos y el fondo DIS. El club brasileño se siente engañado por el pago de esos 50 millones de euros a Neymar y su padre a través de la empresa N&N y amenaza con abrir otro frente judicial contra el club azulgrana y contra el padre de Neymar por la firma del contrato que le unía con el Barcelona en noviembre de 2011, garantizándose50 millones de euros a espaldas del club que formó como jugador a su hijo.
DIS, tenedora del 35 % del pase del jugador en el momento del traspaso, yadenunció a Barcelona y Santos por adelgazar la operación con dos amistosos y la opción preferencial sobre tres juveniles por un total de 25 millones de euros. DIS pide al club catalán otros 20. Bartomeu llega, por el momento, a los ocho millones de euros para intentar cerrar un acuerdo cada día más complicado.
Hay que recordar que el traspaso oficial entre el Barcelona de Rosell y Santos fue de 17,1 millones de euros y que se repartieron 9,4 para Santos, 6,8 para DIS y 855.000 euros para la empresa Teisa. Después, el precio se elevó a los 57 millones de euros, tal y como decía Rosell de manera equivocada. Según ha transcurrido el tiempo, la operación ha pasado primero, según ha reconocido el Barcelona, a 86 millones de euros, después a 92(cifra de la que El Confidencial lleva informando desde el pasado mes de septiembre) y ahora, con el pago a Hacienda, se acerca a los 115 millones de euros, aunque la cifra no está cerrada porque desde Brasil se reclama parte del pastel.
Lo curioso es que todos se sienten engañados. Neymar con todo el mundo. El Barcelona con Hacienda. Santos, con el padre del jugador y con el equipo azulgrana, y DIS con todos, cuando fue el fondo que garantizó en su día la permanencia de Neymar en Brasil y más concretamente en Santos.

No hay comentarios: